El camino

Imagen de Rouget

Después de los acontecimientos en torno al software libre que ha habido las últimas semanas, ahora toca hacer revisión y seguir avanzando por el camino elegido, o quizás podamos emprender uno nuevo, quién sabe, no hay una única opción correcta, tan sólo hay que vencer ese rechazo inicial a lo desconocido.

Fotografía realizada por Rouget.

Nos trasladamos para la quedada de Software & Barra Libre de este viernes 30 de septiembre a la Margen Izquierda. Estaremos a partir de las 19 h en La Cava Actur, María Zambrano 28-30. Recordamos que podéis venir en tranvía o coger las líneas 23, 42, 43, 44, 50, Ci1 o Ci2, y si acudís en coche podréis aparcarlo gratuitamente en el parking del Centro Comercial Gran Casa. ¡Fácil!, ¿verdad? laugh Nos vemos entonces allí.

 

En el camino aprendí
que llegar a algo no es crecer,
que mirar no es siempre ver,
ni que escuchar es oír,
ni lamentarse sentir,
ni acostumbrarse querer.

En el camino aprendí
que andar solo no es soledad,
que cobardía no es paz,
ni ser feliz, sonreír
y que peor que mentir
es silenciar la verdad.

En el camino aprendí
que la ignorancia no es no saber,
ignorante es ese ser
cuya arrogancia más vil
es de bruto presumir
y no querer aprender.

En el camino aprendí
que puede un sueño de amor
abrirse como una flor
y como esa flor morir,
y que su breve existir
fue todo aroma y color.

En el camino aprendí
que la humildad no es sumisión,
la humildad es ese don
que se suele confundir.
No es lo mismo ser servil
que ser un buen servidor.

En el camino aprendí
que la ternura no es doblez,
ni vulgar la sencillez,
ni lo solemne verdad;
vi al poderoso mortal
y a tontos con altivez.

En el camino aprendí
que es mala la caridad
del ser humano que da
esperando recibir,
que no hay defecto más ruin
que presumir de bondad.

En el camino aprendí
que en cuestión de conocer,
de razonar y saber,
es importante, entendí,
mucho más que lo que vi,
lo que me queda por ver.

 

Rafael Amor.