El principio: Los principios.

Imagen de César

Hola:
Me llamo César, y acabo de tener una nueva web.

Mi bebito :-)

Como ves, todavía no tiene casi de nada. Pero espero que pronto crezca y se convierta en un sólido soporte a un proyecto, a un camino largo y difícil que he decidido recorrer: el que conduce a la libertad del software y de los usuarios del software. Veremos hasta dónde llegamos.

He leído demasiadas veces por ahí, en esos sitios independientes que abundan en Internet, acusaciones a los defensores de la libertad en el software de que "la defensa del software libre es una cuestión de religión". A mi personalmente no me parece extraño que, quienes han tenido que rezar tanto y tantas veces para que sus productos no se colgaran el mismísimo día de su presentación al gran público, estén tan obsesionados con la religión que la confundan con la ideología.

Mi apoyo al software libre es por razones ideológicas.

Si el software libre fuese peor que el privativo, yo apoyaría el software libre. Si el software libre fuese más caro que el privativo, yo apoyaría el software libre. Sí, por ideología.

¿Es ideología pretender que ni mi país, ni sus empresas, ni sus ciudadanos, dependan tecnológicamente de las empresas de otros países o de los dictados de sus gobiernos? Sí, lo es. ¿Es ideología pretender que se invierta en la creación de empleo local, aquí, en nuestra tierra, desarrollando o contribuyendo a desarrollar, aquí, en nuestra tierra, las tecnologías que utilizamos? Sí, lo es. ¿Es ideología esperar transparencia en las actuaciones de nuestro Gobierno, nuestra Administración, o en cualquier proceso que nos afecte? Sí, lo es. ¿Es ideología esperar también transparencia en los productos tecnológicos que utilizamos? Sí, lo es. ¿Es ideología querer que en la Industria de la Cultura se proteja más a la Cultura que a la Industria? Sí, lo es. ¿Es ideología creer que "un mercado libre" debería significar un mercado en el que los consumidores conservan todos sus derechos (libertades) y no un mercado en el que los mercaderes se enriquecen especulando con las libertades (derechos) de los consumidores? Sí, lo es.

Este es el principio, y estos son mis principios. Si te gustan, tienes las puertas abiertas: pasa, únete, siéntete parte, y recorramos juntos ese camino. Pero, no... si no te gustan... no tengo otros.