I have a dream

Imagen de César

Hace casi 50 años, Martin Luther King comenzó su más famoso y emotivo discurso con esta célebre frase: "I have a dream...". Estas palabras cambiaron el curso de la historia, dando fuerza a la valiente lucha por los derechos civiles y convirtiéndose inmediatamente en un grito de esperanza.

Pero a día de hoy esas palabras no son libres. Las compañías discográficas SONY y EMI gestionan sus derechos de autor, y velan de forma eficaz para que este símbolo de la libertad no pueda ser escuchado libremente sin pasar antes por caja, y mucho menos ser utilizado para ilustrar o divulgar la historia de la lucha por los derechos civiles.

Una campaña en Actuable pide la libertad de este discurso.

Tú puedes apoyarla, si quieres. En mi opinión, la iniciativa es un despropósito. Lo primero, porque solo puede dar lugar a dos resultados: a) la liberación del discurso, una "victoria anecdótica" que solo serviría para maquillar la imagen de quienes únicamente buscan su propio lucro aunque sea en perjuicio de los demás, y b) la no liberación del discurso, con lo que únicamente habríamos perdido el tiempo como idiotas. Y, lo segundo, porque parece responder a un capricho más que a unos principios. ¿Qué vamos a hacer? ¿Vamos a iniciar una campaña para pedir la liberación de todo aquello que queramos liberar, texto a texto, video a video, patente a patente...? Puedo dedicarme a ello a jornada completa y cuando me jubile estaré todavía muy lejos de lo que me parecería una situación razonable.

Hoy es miércoles de barra libre, en el Buscavidas, a partir de las 19h. Otra bonita oportunidad para discutir del uso que hacen del copyright estos proxenetas de la cultura. ¡Viva la Cultura Libre!  ;-)