Miércoles libre y alternativo

Hoy era uno de los miércoles que tocaba reunión. Sin embargo, me la he saltado para asistir a otro acto asambleario que tiene que ver con el hecho de intentar cambiar el mundo en el que vivimos.

Bajo el título ¿Podemos vivir sin capitalismo? Hacia una cooperativa integral aragonesa, han ido pasando por el improvisado atril varias iniciativas que buscan el autoempleo de calidad y una economía más sostenible (entre otros preceptos).

¿Y por qué cuento esto, pensaréis? Por los paralelismos que he encontrado en estas iniciativas y nuestra particular cruzada. Son pequeños grupos de personas que se organizan, que comparten algunos ideales, que tienen ganas de cambiar las cosas, y que, llegado el momento, se intentan juntar con otros grupos para tener más peso en la sociedad y poder llegar a más gente. Y también lo comento porque pienso que el software libre es el medio tecnológico perfecto para que todos estos grupos puedan organizarse, comunicarse y promocionarse. Gracias al software libre pueden montar blogs, reunir y compartir su conocimiento en wikis y publicitarse a través de redes sociales, por poner un ejemplo.

La tecnología debe ser transparente, pero es a la vez accesible a todos (sin discriminación), gracias al software libre, que sirve a su vez de soporte para otras ideas y movimientos que pueden transformar nuestra sociedad de manera sostenible y más ecuánime.

Un concepto que se ha repetido mucho a lo largo de las charlas ha sido el de la búsqueda de sinergias para seguir creciendo. Y el software libre debe servir como instrumento para propiciarlas.