El Tao de la programación

El Mago de la Torre de Marfil llevó su último invento para que el maestro programador lo examine. El mago acarrea una gran caja negra a la oficina del maestro mientras el maestro espera en silencio.

— Esta es una estación de trabajo integrada, distribuida y de propósito general, — comenzó el mago, — diseñada ergonómicamente con un sistema operativo propietario, lenguajes de sexta generación, y múltiples interfaces de usuario avanzadas. Tomó a mis asistentes varios cientos de años-hombre construirla. ¿No es sorprendente?

El maestro alzó sus cejas ligeramente. — Por supuesto que es sorprendente — dijo.

— Los Cuarteles Corporativos han mandado — continuó el mago, — que todos usen esta estación de trabajo como la plataforma para los nuevos programas. ¿Está de acuerdo con esto?

— Ciertamente —, replicó el maestro. — ¡Haré que sea transportada al centro de datos inmediatamente! — Y el mago regresó a su torre muy complacido.

Muchos días después, un novicio vagaba por la oficina del maestro programador y dijo: — No puedo encontrar el listado de mi nuevo programa. ¿No sabes dónde puede estar?

— Sí — replicó el maestro, — los listados están apilados en la plataforma del centro de datos.

Más en el Tao de la programación (edición completa).