Cómo mantener el inventario de tus equipos

Imagen de César

De los creadores de la serie "La Informática que me hizo la vida más fácil", hoy para ustedes: "Software para el inventario de equipos informáticos".

 

En aquellos lugares donde se compran cosas, suele darse la sana y muy útil costumbre de tener un inventario de los bienes. En lo que sigue, voy a hablar de la utilidad de los inventarios, de la utilidad de la informática, y de la existencia de una utilidad informática para hacer el inventario (de equipos informáticos).

 

Imaginemos un primer supuesto: Compras un ordenador. Mientras contemplas con orgullo cómo tu nueva adquisición reluce en su rinconcito, llega tu amigo, el informático.

- ¡Anda, qué majo! ¿Qué es? - te pregunta.

- Pues un ordenador, no te jode...

- Ja, ja, yaaaa, pero, ¿qué? ¿cuál? ¿qué lleva?

- ¡Pues un güindos, como todos!

 

Este primer supuesto ilustra el primer problema a la hora de comenzar con nuestro inventario de nuestros equipos informáticos: ¿qué datos vamos a guardar?

 

Puede que a ti te baste como inventario algo así como "tenemos 24 ordenadores blancos y 12 negros de sobremesa, con una impresora (también de color blanco), valorados en tantas mil". Pero difícilmente conseguirás que tu amigo, el informático, acepte que esa información es suficiente para describir los ordenadores. Tu amigo, el informático, espera algo más del estilo de "24 PCs con intestinator multibaudio a 666 kiloflipas con 4 berzas, tarjeta de ocio interactivo MaxSurround Flintest con 7 canales ARG, y bla, bla, bla". ¿Porqué? Pues porque estos datos son los que él necesitará cuando te tenga que responder a preguntas del tipo ¿Funcionará en este equipo el nuevo MS Memory Killer? o ¿Qué tarjeta de vídeo tenía el ordenador que no arranca? o directamente ¿Cuántos ordenadores tenemos con menos de 4 berzas?

 

¿Te ha quedado clara cuál es la idea? Los informáticos no tenemos un saco con huesos que lanzamos al suelo para adivinar las respuestas. Cuando se nos hacen preguntas, necesitamos información para poder responderlas. Tener un inventario de los equipos es tener la información que necesitamos para poder responder de un modo económico. La información que necesitamos puede ser mucha y muy detallada: no solo del hardware de los equipos, sino también de su software y de su configuración. Y "de un modo económico" significa sin tener que ir a buscarla a un equipo que puede estar difícilmente accesible o ya estropeado, lo que podría dificultar notablemente su obtención; o, simplemente, sin tener que ir a buscarla.

 

Mantener un inventario, si se hace bien, es económicamente rentable. Así que espero que estés ya deseando tener uno, y vamos con el segundo supuesto: Has decidido crear un inventario de los equipos de tu empresa o centro o loqueseadondestés. Lo primero que haces para ello es crear una base de datos con tu cara aplicación privativa o con tu todavía-más-cara aplicación privativa en la que guardarás los datos. Si eres de los más cutres, incluso puedes dedicar "un Excel" a este fin. A continuación, darás instrucciones a Maripuri de que meta los datos en el inventario, o lo harás tú mismo.

 

FAAAAAAAAAIIIIILLLLLLLL!!!!!

¡¡¡¡FAAAAAAAAALLOOOOOOO!!!!!

¡¡¡¡EEEEEERROOOOOOOOOOR!!!!!

 

Crearte una base de datos para llenarla "a mano" con los datos que quieras tener, NO es una buena idea. ¿Porqué? Te lo explico en dos palabras: Infor Mática.

 

Sí, si crees que "informática" es hacer las cosas con un ordenador, entonces es que todavía no has pillado el concepto. Lo de la informática no es hacer las cosas con el ordenador, sino el tratar automáticamente la información. Cuando Maripuri o tú metéis los datos al ordenador, no estáis realizando un proceso automático sino manual. Y los procesos manuales son lentos y propensos a errores. Uno de los problemas de la lentitud es que lento significa caro, al menos cuando los trabajadores cobran por horas de trabajo. Y uno de los problemas de la propensión a errores lo podrás ver dentro de dos años, cuando te encuentres que ese equipo que según el inventario tiene 2GB de RAM resulta que solo tiene 1GB y no sepas si es porque el dato se metió mal y está mal en el inventario o si el inventario está bien y resulta que "ha desaparecido" 1GB del equipo. Entonces será cuando te darás cuenta (¡o deberías!) de que esa gran cantidad de datos que tienes metidos en tu inventario no son sino un gran montón de mierda y que no valen ni de lejos lo que te costó meterlos. Si lento significa caro, propenso a errores significa carííísimo.

 

Por otra parte, ten en cuenta que los datos no son para siempre. Cualquier día se decide que el teclado inalámbrico de este equipo sería mejor ponerlo en aquel otro, a este equipo hay que cambiarle el disco duro, a aquel se le estropea la tarjeta de vídeo, a esos otros hay que ampliarles la memoria... Y si el hardware cambia, el software y las configuraciones, que también hemos dicho que nos interesa conocer, pues ya ni te cuento. Ahora bien, cada cambio que haya en cada equipo debe reflejarse en el inventario. Pero pretender que cada cambio que haya en cada equipo se refleje manualmente en el inventario, es algo que solo cabe en una cabeza muy hecha al más rancio estilo burocrático y que, además, se conserve totalmente ajena a una realidad que probablemente diga a gritos que esto es inviable. Esto será un nuevo factor de divergencias entre la situación real y la reflejada por el inventario, implicando nuevamente que nuestros datos no sean sino un gran montón de mierda en la medida que no existan garantías de que reflejen la realidad.

 

Ahondando un poco más en la misma línea, debemos darnos cuenta de que con este planteamiento estamos convirtiendo en "el fin" lo que debería ser "el medio". La idea debería ser que el inventario fuese una herramienta para realizar nuestro trabajo. El estilo burócrata de introducción manual de los datos significa que vamos a tener que dedicar gran parte de nuestro trabajo a mantener el inventario, lo que hará que este (aun en el caso ideal) pierda su razón de ser. No tiene sentido que dediquemos todo el trabajo que habría que dedicar, si lo hacemos manualmente, a mantener el inventario sincronizado con la realidad. De hecho, o el inventario es muy simple (y, por tanto, poco útil) o el planteamiento es sencillamente ridículo.

 

En conclusión, el inventario será útil en la medida que tenga la mayor cantidad de datos, con el mayor nivel de detalle posible, y de la máxima calidad (es decir, fieles a la situación real). Para ello, necesitamos una herramienta que recoja los datos de un modo automático.

 

La buena noticia es que estas herramientas existen. Puedes echarle un vistazo, por ejemplo, a OCS Inventory NG. OCS Inventory es una herramienta opensource que permite realizar una gestión profesional del inventario de tu equipamiento informático.

 

Si crees que puede interesarte conocer esta herramienta, te invitamos a la charla sobre OCS Inventory que hemos organizado con AZLinux este próximo lunes. (Lee los detalles en el enlace.)